Efectos beneficiosos del vino

  • El vino bebido con medida, es tranquilizante, tonificante y antiséptico, previene las enfermedades cardiovasculares, funciona como anticancerígeno, y aporta salud al sistema nervioso central.
  • Aumenta el colesterol HDL (el bueno), y participa en la eliminación del colesterol sobrante.
  • El resveratrol es un principio activo que se encuentra en la piel de la uva negra en una concentración muy alta, que aumenta con la fermentación. Es más abundante en los negros que en blancos y rosados, y, dentro de los negros, está más presente en los envejecidos que en los jóvenes.
  • El resveratrol, junto con la quercetina y catequina, y la propia acción del alcohol, son responsables de los buenos resultados contra el cáncer y otros problemas vasculares.
  • El consumo moderado de vino reduce el riesgo de demencia senil y particularmente el alzhéimer. Reduce también el riesgo de degeneración muscular.
  • El vino contiene fibras insolubles y otros solubles que facilitan el tránsito intestinal tonificante y tranquilizante, ayuda a reducir el estrés y mejora el estado de ánimo.
  • El vino es rico en tianina (vit.B1) e hidratos de carbono.
  • Una copa de vino al día puede retrasar el envejecimiento, tiene propiedades tónicas y cardioprotectoras y ... ayuda a perder peso!
    Esto no quiere decir que quien quiera perder peso lo consiga bebiendo vino, pero una pequeña cantidad al día puede hacer que las grasas se metabolicen de forma diferente.
  • La salud ocular también sn beneficia, la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, ha comprobado que sus compuestos podrían servir para elaborar preparados con los que se podría superar una retinopatía diabética o prever la Degeneración Macular Asociada a la Edad ( DMAE).

    LA DOSIS IDEAL ES:
    La cantidad que recomiendan los expertos es, entre una y dos copas, dependiendo de la constitución de cada uno.